Lo que la LOMCE esconde

Foto de Exactas UBA vía Flickr

La ley educativa de nuevo sobre la mesa, ¿derogación o paralización?

Quizá lo que más ha trascendido de esta reforma haya sido el cambio de algunos libros de texto o la desaparición del Conocimiento del Medio. Sin embargo, la transformación que introduce va mucho más allá.

La LOMCE se enmarca dentro de un movimiento internacional. Pasi Sahlberg lo denomina Global Educational Reform Movement o GERM. El acrónimo es muy acertado porque se está extendiendo como si fuera un germen por sistemas educativos de medio mundo. Sus defensores lo argumentan así: «El objetivo de la educación debe ser contribuir a la solidez económica del país. Para ello es vital incrementar la competitividad y el nivel del alumnado. También hay que priorizar las asignaturas vinculadas con el modelo productivo».

Las estrategias que propone el GERM son: (a) la normalización, o igualación de planes de estudio, métodos de enseñanza y procedimientos de evaluación; (b) la competitividad, a través de pruebas que comparan a alumnos entre sí y a unas escuelas con otras; y (c) la privatización creciente de centros y servicios educativos, convirtiendo la educación en un negocio.

Estas medidas se aplican desde hace años en otros países con el fin de ajustar el sistema educativo a las demandas del mercado laboral. Sin embargo, las tasas de desempleo juvenil no han parado de crecer en todo el mundo. Es más, Diane Ravitch, ex vicesecretaria de Educación con George Bush, después de desarrollar esta política en EE.UU, afirmó que había ocasionado más problemas de los que había resuelto y que no fue garantía de un incremento de la calidad educativa. Lo que sí logra este germen es reducir la igualdad de oportunidades, especialmente entre los alumnos que menos recursos tienen.

Por suerte, muchos docentes conocen el antídoto adecuado y lo administran habitualmente en sus clases. No es ninguna fórmula secreta, se trata de aplicar estrategias pedagógicas científicamente contrastadas. Frente a la normalización, la individualización (o adaptación de la enseñanza a la persona). Frente a la competitividad, el aprendizaje cooperativo. Y frente al ánimo de lucro, la solidaridad y la búsqueda del bien común.

No hay comentarios