Desgranando el ABP

Foto de Brad Flickinger vía Flickr

Para todos los que estamos convencidos que APRENDER es mucho más que sentarse a escuchar, la propuesta metodológica que se engloba bajo las siglas ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) se convierte en imprescindible. En un post anterior analizamos su fundamento pedagógico, pero ¿cómo se pone en práctica? Estas son las fases y sus principales acciones.

FASE DE IDENTIFICACIÓN
Las primeras tareas en un proceso de ABP están dirigidas a ubicar el centro de interés y la finalidad en torno a él. Esto implica delimitar un tema y unos objetivos para el proyecto.

  • Pregunta guía. Es una cuestión abierta y conectada con el contexto. A partir de ella y buscando una respuesta, se creará todo un proyecto. 
  • Situación de partida. Consiste en contextualizar la pregunta, a partir del estudio de la realidad en la que se formula. 
  • Definición del producto. Se trata de establecer a qué queremos llegar. En función de la especificidad de las indicaciones, el proyecto podrá ser más o menos creativo. 

FASE DE DISEÑO E INVESTIGACIÓN 
Una vez definido el producto, se diseñarán las acciones necesarias para crearlo. 

  • Previsión. Requiere una anticipación reflexiva de lo que se pretende lograr para definir acciones y recursos necesarios. Es importante ajustar la previsión a las posibilidades reales con las que cuenta el equipo. 
  • Organización y planificación. Implica determinar cuándo se realizará cada acción y quién (o quiénes) serán los responsables. 
  • Búsqueda de los conocimientos necesarios, de las experiencias para llevarlos a la práctica, de las personas de las que se puede aprender y, en general, de los recursos que harán posible el producto.
  • Análisis y síntesis. Es una puesta en común. Cada persona compartirá con el equipo el resultado de su búsqueda con el fin de que se analice todo desde una perspectiva global que permita tomar la decisiones adecuadas para iniciar la producción.

FASE DE PRODUCCIÓN 
Cuando se ha adquirido el conocimiento y los recursos necesarios comienza la creación del producto. 


  • Elaboración. Es la construcción del producto. Puede hacerse por partes (para después unirlas), aunque guarda más coherencia un producto desarrollado por todo el equipo trabajando al unísono. 
  • Ensayo. Las pruebas experimentales reportan datos muy valiosos para reajustar el proyecto. Además se incrementará la confianza del equipo de cara a la presentación de su producto. 
  • Autoevaluación. El ensayo será una inmejorable fuente de datos para evaluar el producto. Sin embargo, se trata también de revisar todo el proceso, lo que requerirá una tarea reflexiva personal y en equipo. 
  • Presentación. Es el momento final, en el que se muestra el producto creado.


No hay comentarios