La pedagogía Montessori en 5 citas

Foto de Patrick Buechner vía Flickr

María Montessori (1870-1952) es la pedagoga más influyente en la didáctica moderna de la Educación Infantil. Llegó a la educación a través de su interés en los problemas del desarrollo cognitivo infantil, que trataba como médico. Creó sus propios métodos para que sus pequeños pacientes aprendieran a leer y escribir. La validez de sus procedimientos hizo que rápidamente se extrapolaran a todo tipo de alumnado. Fundó la Casa de los Niños y allí profundizó en lo que a la postre se conocería como método Montessori. Sus teorías se construyen a partir de la observación directa sobre la actividad espontánea infantil. Así llegó a la conclusión de que para aprender hay que dar libertad y diferentes oportunidades para practicar, lo que supuso una auténtica revolución pedagógica que te invito a descubrir a través de sus citas.

«La primera tarea de la educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle»

Toda una declaración de intenciones que incide en dos de los pilares de la pedagogía Montessori. (1) La educación es una tarea importante, y así debemos concebirla los adultos. Los colegios, por ejemplo, no pueden entenderse como una suerte de guarderías, en las que los alumnos solo pasan el tiempo mientras sus padres trabajan. La educación AGITA la vida, y debe cumplir esta función con la precaución de no dirigirla (2), dando LIBERTAD para que cada persona elija su camino.

«Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo»

No es solo una cuestión ética, el protagonismo del adulto debe restringirse al máximo para promover un desarrollo AUTÓNOMO. Para María Montessori, aprender es un proceso personal que solo precisa de ayudas puntuales, y no de una intromisión constante. El intervencionismo adulto puede potenciar dependencia en el niño, que atrofia la capacidad natural para aprender por sí mismo.

«La mayor señal del éxito de un docente es poder decir: "Ahora mi clase trabaja como si yo no estuviera"»

Queda claro que María Montessori es partidaria de que el docente pase a un segundo plano. Lo argumenta en la necesidad de compartir RESPONSABILIDAD con el alumnado, como un mecanismo para que vayan asumiendo compromisos en relación a su propio proceso de enseñanza y aprendizaje.

«La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la acción»

También entra de lleno en la metodología. Una sesión vivencial, en la que la experiencia personal cobre relevancia, es mucho mejor que una clase magistral. "Aprender es mucho más que sentarse a escuchar". La ACCIÓN es el mejor recurso didáctico del método Montessori.

«Para cambiar la humanidad hay que empezar con los niños, pero para eso hay que querer cambiar la humanidad»

Entender que la mejor forma de cambiar el mundo es la educación, equivale a dotarla de un sentido TRASCENDENTAL, que refleja muy bien esta cita. Sin embargo, también nos deja una advertencia sobre el interés de ciertos sectores en que nada cambie, en mantener el status quo... estos lobis centrarán su esfuerzo en degradar la educación, en utilizarla, en manipularla para sirva a un propósito inmovilista.

2 comentarios

  1. Montessori a partir de la observación directa da a conocer de las capacidades que tienen los niños -independientemente de la época en que se encuentren- aquí sólo queda que el maestro en su clase y a partir de la reflexión busque las estrategias adecuadas y motive a los niños a la búsqueda de soluciones en cualquier ámbito de su vida.

    ResponderEliminar